miércoles, 20 de agosto de 2008

Tristeza y costumbre

Ya creo que me he acostumbrado a vivir triste. La sensación es similar a la de alguien que siente un dolor intenso pero recurrente. El dolor pasa a formar parte de su rutina hasta que, en algún momento, se hace una costumbre, que no significa que no duela, sino que se ve al dolor como algo natural. La cosa es que ya llevo tanto tiempo triste que siento que estar así es mi forma natural de vivir.
No sé si eso sea bueno o malo, pero en cierta medida me da paz y tranquilidad. Estando así, no me frustra tanto que las cosas no mejoren. Simplemente vivo lo que me toca vivir tratando de hacerlo lo mejor posible.
Quizás me contradiga pero es que siento que, en cierta medida, a mí sí me ha dejado de doler.

No hay comentarios: