miércoles, 13 de agosto de 2008

The Maxx y mi mundo

Es curioso, hoy veo por segunda vez mi DVD de The Maxx, la serie de T.V, y me pongo a pensar en mí, en lo que soy y en cómo me he ubicado ante el mundo.

Básicamente me encuentro en una posición similar a la de Maxx, escondiéndome, sólo que no lo hago detrás de una máscara, yo me escondo detrás de cuatro paredes en las que me siento seguro. Sí, es verdad, lloro mucho a causa del sentirme solo, pero al final la soledad no es mi estado natural, bien podría prevenirla, simplemente me es aún más incómodo luchar en su contra que tolerarle.

Si en este momento me pidiesen rodar una película sobre mi vida, lo haría de manera económica, grabaría a un sujeto en una habitación durante dos horas. Puede que no le haga justicia a lo que verdaderamente ha sido mi transcurso por este mundo, pero haz el ejercicio, tú que lees en este momento, de imaginar lo que se sentiría el simple hecho de entender tu vida como un encierro auto-inducido del que sientes la imposibilidad de escapar. No te pido que me creas o que pienses que la idea que tengo de mi realidad es verídica, sólo te pido que imagines por un momento lo que puede significar para alguien sentir que está encerrado y que, cada vez más, se le hace imposible salir.

Hoy estoy triste de nuevo.

2 comentarios:

elena dijo...

Ya ha pasado tiempo desde que escribiste esta entrada de blog, no sé si te sientes igual de triste o no.

Me llamó la atención eso de imaginarme a alguien encerrado por su propia voluntad y que vive una especie de circulo vicioso que lo hunde o que lo oprime más.

Bueno, para mi, aunque el cuadro se vea triste en el relieve, (a cualquiera puede disgustarle o deprimirle la idea), me parece que en el fondo, pues estar solo es algo totalmente opuesto a la tristeza. Para graficar: a primera vista, la soledad sonaría como una melancólica melodía de yann tiersen, pero mientras nos adentramos en en ella el tono de la música se convierte en un allegretto.. jeje a mi parecer.

En soledad uno no se distrae de uno mismo. Nada mas preciado que la soledad para pensar, soñar (sí, sobre todo eso), o simplemente observar.

Por ejemplo en soledad, y en los lugares más comunes, he logrado observar detalles de la vida que me alegran mucho. Y estoy segura que si no fuese por la soledad no los hubiese visto, lo cual confirmo cuando mucha gente que me rodea no los nota...

Creo que el hombre encerrado dejaría de sentirse tan oprimido cuando sienta que esos límites que lo encierran se difuminan en su imaginación... se sentiría mas cómodo y alegre. Aun seguiría siendo un film económico para hacer, pero revelador, curioso y hasta inspirador...

Sabes qué me daría más tristeza o más desesperación? que la vida de una persona sean dos horas en un gran salón abarrotado de gente. Dos horas saludando, hablando con los presentes, bebiendo, bailando, sin parar, hasta sin pensar.. dónde quedan los sueños? dónde queda el observar?? sin duda un film con muchos extras, utilería, vestidos, pero algo en el fondo vacío..

jejej por ello hay que hacer el justo balance entre las cosas, el hombre es naturalmente sociable (y yo adoro socializar) pero la soledad es un verdadero tesoro. :D

Por cierto no vi the maxx por eso no imagino la comparación.. :D

saludos.

elena dijo...

ah y te recomiendo "la vida es sueño" de calderón de la barca... de pana, leelo.