domingo, 1 de febrero de 2009

Monótono

Mi vida continúa pero me siento estancado en el mismo punto. Creo recordar cuando llegué a Caracas para empezar la universidad, me sentía casi igual a como me siento hoy. En aquel momento no tenía a nadie y me abrumaba no saber cómo iba a ser ese nuevo comienzo en una nueva ciudad. Hay muchos paralelismos entre aquella situación y mi presente. Hoy sigo sintiendo incertidumbre, pero ya no por estar en otra ciudad, sino por no saber qué es lo que me depara el futuro. Otra ojeada hacia atrás me devela que estoy igual, sigo sintiéndome solo y hoy me da miedo que en cinco años vuelva a chequear y me encuentre en el mismo lugar.
Sigo pensando, viendo más hacia el futuro e imagino qué ocurrirá cuando envejezca. Hoy lo que me mueve es la posibilidad de cambio, pero me pregunto qué pasaría si me sigo viendo inmerso en la misma situación a medida que se me acaba el tiempo y las energías para pretender cambiar. No sé si una vejez así sea tolerable.
Hoy es uno de esos días en los que me quedo desesperanzado. No sé si las razones que tengo para vivir mi vida tienen el peso suficiente como para sostenerla y me da miedo pensar que algún día se pueden quebrar los cimientos que sostienen ese edificio.

sábado, 11 de octubre de 2008

Rabbit's Moon de Kenneth Anger


Hace un tiempo hice un curso de cine documental con un cineasta venezolano llamado John Petrizzelli y un día del curso, no recuerdo por qué, nos nombró a algunos cineastas experimentales y nos recomendó verlos, entre ellos estaba Kenneth Anger.
Como soy un buen estudiante, al día siguiente ya estaba en YouTube y en BitTorrent buscando piezas de este autor y, de suerte, encontré esta joyita que me ha parecido una de las mejores piezas experimentales que he visto hasta la fecha.

martes, 26 de agosto de 2008

miércoles, 20 de agosto de 2008

Tristeza y costumbre

Ya creo que me he acostumbrado a vivir triste. La sensación es similar a la de alguien que siente un dolor intenso pero recurrente. El dolor pasa a formar parte de su rutina hasta que, en algún momento, se hace una costumbre, que no significa que no duela, sino que se ve al dolor como algo natural. La cosa es que ya llevo tanto tiempo triste que siento que estar así es mi forma natural de vivir.
No sé si eso sea bueno o malo, pero en cierta medida me da paz y tranquilidad. Estando así, no me frustra tanto que las cosas no mejoren. Simplemente vivo lo que me toca vivir tratando de hacerlo lo mejor posible.
Quizás me contradiga pero es que siento que, en cierta medida, a mí sí me ha dejado de doler.

martes, 19 de agosto de 2008

La Quema de Judas

Ya salí, hoy vi La Quema de Judas. Estoy tratando de entender por qué salí contento, algo me gustó de la película y les aseguro que no era su calidad técnica, de hecho, lo que más me molestó fue la calidad a nivel técnico y, en particular, el sonido, pero ya estaba preparado para eso gracias a los comentarios que había escuchado sobre el cine venezolano de los 70.
Trato de entender por qué siento que la narración estaba bien, ya que pareciese no cumplir con ningún parámetro de los que me han enseñado. Hay simplemente algo que no soy capaz de expresar de manera lógica. De esas cosas que se entienden no con la cabeza sino con las tripas.
Voy a seguir atendiendo a las funciones de la antología y espero, de alguna manera, encontrar la razón para que esta pieza me haya gustado.

La máquina del tiempo

Estos días van a ser interesantes para mí, pues voy a descubrir, en parte, qué fue lo que pasó en el cine venezolano durante lo que alguno ha llamado su "época de oro". Van a estar pasando una antología de cine venezolano en el CELARG con la mayoría de las piezas que marcaron esa prolífica era.
A ver si encuentro algo en esas obras que me de a entender parte del presente de la pequeña industria cinematográfica nacional actual. Y quién quita que aprenda algo sobre mí mismo como venezolano que soy.

miércoles, 13 de agosto de 2008

The Maxx y mi mundo

Es curioso, hoy veo por segunda vez mi DVD de The Maxx, la serie de T.V, y me pongo a pensar en mí, en lo que soy y en cómo me he ubicado ante el mundo.

Básicamente me encuentro en una posición similar a la de Maxx, escondiéndome, sólo que no lo hago detrás de una máscara, yo me escondo detrás de cuatro paredes en las que me siento seguro. Sí, es verdad, lloro mucho a causa del sentirme solo, pero al final la soledad no es mi estado natural, bien podría prevenirla, simplemente me es aún más incómodo luchar en su contra que tolerarle.

Si en este momento me pidiesen rodar una película sobre mi vida, lo haría de manera económica, grabaría a un sujeto en una habitación durante dos horas. Puede que no le haga justicia a lo que verdaderamente ha sido mi transcurso por este mundo, pero haz el ejercicio, tú que lees en este momento, de imaginar lo que se sentiría el simple hecho de entender tu vida como un encierro auto-inducido del que sientes la imposibilidad de escapar. No te pido que me creas o que pienses que la idea que tengo de mi realidad es verídica, sólo te pido que imagines por un momento lo que puede significar para alguien sentir que está encerrado y que, cada vez más, se le hace imposible salir.

Hoy estoy triste de nuevo.